10 días de turismo idiomático en Malta

Estándar
10 días de turismo idiomático en Malta

Un lugar que nunca había tenido en mente visitar y que me ha enamorado, cargado de 7000 años de Historia de la que aún permanecen visibles muchos restos y marcado por los Caballeros hospitalarios, con un urbanismo de contrastes entre lo ultra-moderno y lo decrépito, una mezcla de tradiciones árabes – el idioma maltés- italianas –la gastronomía- y británicas – las famosas cabinas londinenses-, su número interminable de iglesias (se dice que hay una diferente para cada día del año, y no lo pongo en absoluto en duda), una costa muy rocosa de interminables acantilados y grutas… cantidad de tesoros y sitios interesantes que se encuentran en apenas 316 km2 de territorio. Por cierto, Malta no es una isla, sino 3: Malta, Gozo y Comino, y han sido descritas como un gran museo al aire libre.

A veces, lo que menos planeamos es lo que mejor sale. Todo comenzó por azar cuando en el verano de 2012 encontré por casualidad una oferta para una semana de clases de inglés (idioma oficial en Malta junto con el maltés, eso sí, inglés con profundo acento) en el Chamber College de Malta, organizado por la agencia Where & What de Barcelona, incluyendo  alojamiento y todo ello a un fantástico precio. Acto seguido comprobé que era posible llegar en vuelo low cost desde España y las ideas comenzaron a bullir: sólo hizo falta convencer a una amiga para ir – lo cual fue de lo más sencillo J- y encontrar una fecha que se ajustara a nuestras vacaciones, principios de octubre, una época que resultó extraordinaria, ya que en pleno verano las temperaturas son un tanto insoportables. Disfrutamos de intensas jornadas de sol y 30ºC mientras que en España el otoño estaba ya en ciernes. Las clases serían de lunes a viernes, por lo que decidimos llegar de sábado y permanecer hasta el lunes de la semana siguiente, para disfrutar de dos fines de semana de turisteo.

 

PRESUPUESTO:

 

Vuelo: Madrid-Barajas a Malta-Luqa con Ryanair (65€)

Translado aeropuerto-Gzira

Alojamiento: 9 noches apartamentos de la Chamber College en Gzira

1 semana de clases intensivas de inglés


TOTAL: 400€

 

 

WEBS DE INTERÉS:

 

LOS IMPRESCINDIBLES:

La Valletta: St. John´s Co-Cathedral, Grandmaster´s Palace, fortificaciones y Upper Barrakka Gardens.

Sliema: paseo y ocio nocturno

Mdina y Rabat: cultura e Historia

Mosta Rotunda: la iglesia más impresionante

Las 3 ciudades, Vittoriosa: vistas

Hypogeum: templo y catacumbas únicas

Marsaxlokk: pueblo típico pesquero

Blue Grotto: interés paisajístico

Azure Window en Gozo: monumento natural

Blue Lagoon en Comino: lagona de aguas turquesa

– Un recorrido en barco

 

DÍA 1: SÁBADO, 06/10/12

 

Llegada al aeropuerto de Malta a primera hora de la mañana y transfer en coche de la Chamber College ¡nos recibieron en el aeropuerto con cartelito y todo! hasta nuestro alojamiento en Gzira. La conductora nos proporcionó las llaves y unas indicaciones básicas de qué apartamento nos correspondía. Compartimos apartamento con otras 2 estudiantes, una japonesa y una coreana, aunque ese primer día no había nadie en el piso. Teníamos un cartelito de bienvenida y las instrucciones para instalarnos.

Lo primero fue una rueda de reconocimiento del lugar, comprobamos que la escuela estaba a la vuelta de la esquina literalmente y localizamos un supermercado cercano para comprar todo lo necesario para los desayunos y algunas posibles comidas. Gzira no es precisamente bonito, pero si es un buen punto neurálgico desde el que moverse y bien comunicado.

Mapa en mano, fuimos paseando con intención de llegar a la zona costera, y lo primero que nos llamó la atención fue la diferencia tan inmensa entre unas y otras calles: algunas parecían sacadas del Irak de postguerra, decadentes y arruinadas, y en otras había edificios ultramodernos con preciosos bulevares.

IMG_1179

Fuimos siguiendo el puerto, bordeando la Manoel Island, comimos por allí y llegamos hasta la punta, donde se alza un espectacular centro comercial, The Point Shopping Mall, frente a la bahía de Saint Elmo. Tiene un mirador desde donde se obtienen unas vistas preciosas del fuerte de La Valletta y la isla.

En uno de los puestos del puerto adquirimos pases para el bus turístico Malta Sightseeing para realizar dos recorridos: uno por el norte de la isla, otro por el sur, y para una jornada en barco hasta Gozo y Comino.  No suelo ser muy fan de los buses turísticos porque me encanta callejear, pero en este caso me dejé llevar por mi acompañante, y además parecía una buena opción, pues los recorridos incluían el total de la isla y no pensábamos alquilar coche, ya que el conducir por la izquierda nos daba respeto. Y la decisión fue muy acertada, pues la conducción por allí da bastante miedo y los buses de línea tienen mucho peligro y tardan la vida. La verdad es que los recorridos fueron muy completos, la única pega es el horario, ya que desde el punto de vista de nuestros horarios españoles, que el último trayecto sea a las 15h entre semana y hasta las 14h en domingo, es muy escaso.

Después, recorrimos Sliema, la ciudad anexa a Gzira, una de las zonas con más vida tanto comercial como turística. Comprobamos que las distancias no son grandes entre los diferentes núcleos urbanos y la percepción es que todo ello forma una sola gran ciudad, pues no hay separación entre unas y otras. Callejeando y perdiéndonos, mapa en mano, varios malteses se ofrecieron a ayudarnos, cosa que en muy pocos lugares me ha pasado, y es que resultaron ser una gente encantadora. Esa noche, llegamos hasta Il-Fortizza, un castillo junto al mar que alberga un restaurante.

DÍA 2: DOMINGO, 07/10

 

Para nuestro segundo día de estancia decidimos coger el bus turístico en su recorrido sur para comenzar a hacernos una idea de la isla maltesa, subiéndonos en la parada de Sliema FerriesDSCN1756

Recorrimos la costa con vistas a Manoel Island, el puerto de Ta’ Xbiex y de Msida, Floriana y recorrimos la capital, Valletta. No paramos aquí, ya que íbamos a volver para visitarla en profundidad y preferimos aprovechar el bus turístico para llegar a las zonas más alejadas. Desde el bus disfrutamos de unas estupendas vistas panorámicas de Fort St. Elmo, la zona fortificada principal punto de defensa de Valletta, construída originariamente por los caballeros hospitalarios y como defensa frente a los ataques turcos. Es escenario de varias películas, y se encuentra hoy día el National War Museum.

Saliendo de Valletta, el bus continuó su travesía por The 3 cities (Las 3 ciudades): Vittoriosa, Senglea y Cospicua, desde dónde se obtienen unas vistas espectaculares del Grand Harbour y la línea de costa de la capital. Anotamos mentalmente volver para visitar Vittoriosa, la más importante de ellas.

IMG_1200Nos alejamos de la costa para atravesar Tarxien, donde se encuentra su famoso Hypogeum, que lamentablemente no pudimos visitar por encontrarse cerrado al público durante los días que duró el viaje. Fuera de las zonas más urbanizadas el paisaje cambió radicalmente, con
grandes llanuras de paisaje en colores ocres con numerosos cultivos de cereales y vides.

Y por fin habíamos llegado a nuestra primera y obligada parada: Marsaxlokk. Se trata de un precioso pueblecito marinero, famoso por su mercado de venta de pescado y por su colorido puerto pesquero repleto de las tradicionales embarcaciones maltesas llamadas luzzu con el Ojo de Osiris en la proa como protección contra el mal, tradición que proviene de los fenicios, y uno de los símbolos de Malta. El nombre del pueblo viene de marsa, que significa “puerto” y xlokk, que es “sureste” en la lengua local.  Aprovechamos para dar un paseo y comer en uno de los restaurantes junto al puerto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Volvimos a tomar el autobús para llegar hasta la famosa Blue Grotto o gruta azul, situada cerca del pueblo de Zurrieq. Es uno de los principales lugares de interés natural de Malta. Lo ideal es realizar un paseo en barco para poder ver el sistema de cuevas en toda su extensión, pero no teníamos suficiente tiempo, de modo que pudimos apreciar los preciosos acantilados desde el mirador.

No muy lejos se encuentran los templos megalíticos de Hagar Qim y Mnajdra. Habíamos subido en el último bus turístico del día, de modo que tuvimos que elegir entre continuar en él hasta el final del recorrido o visitar los templos y volver por nuestra cuenta. Cualquiera que me conozca sabrá que efectivamente escogimos la segunda opción, y aunque fue terrorífico el viaje de vuelta en bus de línea desde allí al aeropuerto, desde el aeropuerto a Valletta, y desde Valletta a Gzira (1:30h aproximadamente de traqueteante trayecto) mereció la pena.

Se trata de dos conjuntos de templos que datan aproximadamente de entre el 3600 y el 2500 a.C Ta2012-10-07 20.35.41nto el emplazamiento en explanadas junto al mar como los templos en sí son espectaculares, realizados con inmensas piedras (llegan a estimarse en un peso de 20 toneladas), muchas de ellas aún conservan las tallas, así como estatuas o altares.

La cena fue de tapeo en un mirador de Sliema mientras veíamos un partido del Barça y conocimos la cerveza maltesa Cisk, una variedad rubia que se destila en la isla desde principios del siglo pasado.

DÍA 3: LUNES, 08/10

 

Ring, ring. El despertador suena a las 7 de la mañana. Nervios. Es el comienzo de clases en Chamber College.

Fue una mañana intensa. Rellenar el formulario de registro y realizar una pequeña conversación de confirmación para ver si estábamos asignados al nivel correcto que habíamos obtenido a través de un test online que habíamos hecho días antes.

Mi profesora resultó ser americana, del sur de EEUU, y la clase de lo más internacional: una chica brasileña, un chico coreano, otro chico japonés y dos chicos y una chica italianos. El ambiente muy agradable y las clases muy amenas y dinámicas, enfocadas a practicar lo oral. Descubrí que había gente que llevaba allí todo el verano e iban avanzando de niveles. Las clases tenían lugar todas las mañanas de lunes a viernes, con un descanso a mitad de la mañana. La escuela está muy bien equipada, con una amplia cafetería y en la azotea una terraza donde realizar el “recreo” a mitad de la mañana.

Realizamos la comida en el apartamento y dedicamos una tarde tranquila a recorrer Gzira y la línea de costa hacia el lado contrario a Sliema, es decir, las cercanas Ta’ Xbiex y Msida, que son zonas de grandes palacetes transformados muchos de ellos en embajadas, siguiendo la línea de costa. Cenamos en uno de los muchos restaurantes junto al mar, mientras realizábamos una redacción que nos habían pedido para el día siguiente y comenzábamos a degustar la sabrosa gastronomía maltesa, de gran influencia italiana.

DÍA 4: MARTES, 09/10

 

Dedicamos la tarde del día siguiente a realizar una visita guiada en inglés de las que ofertaban a través de la escuela.  Destino: La Valletta.

Realizamos un interesante itinerario a través de lo más importante de la capital y aprendimos mucho acerca de la gran importancia de los caballeros hospitalarios en la Historia de la isla (entre 1530 y 1798) así como de la conquista británica, marcando ambas la configuración que aún podemos apreciar actualmente en el urbanismo y las tradiciones. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1980, siendo uno de los lugares del mundo que albergan más monumentos en relación a su extensión: alrededor de 320 monumentos en un área de 55 hectáreas.

IMG_1270

  • Auberge de Castille et Léon (albergue de Castilla y León) construido para hospedar a los caballeros castellanos de la Orden de San Juan.
  • Upper Barrakka Gardens. Los Jardines altos de Barrakka ofrecen una vista panorámica del Grand Harbour. Fueron construidos en el siglo XVII para uso privado de los caballeros de Italia, hasta que dos siglos después se abrieron al público.
  • Iglesia de St. Catherine of Italy
  • Iglesia de Our Lady of Victory. Fue el primer edificio construido en Valletta por loscaballeros hospitalarios. En su interior se encontraba la tumba de Jean Parisot de La Valette hasta que se construyó la Catedral de San Juan.
  • John´s Co-cathedral, Home of the Knights of Malta. (ver día 12)
  • Republic Street y Square, una de las calles principales, de gran vida.
  • Great Siege Square
  • Biblioteca Nacional, creada originalmente como archivo de la Orden
  • Palace of the Grand Master (palacio del Gran Maestre) Sede de la Orden de San Juan durante 3 siglos, es actualmente el Parlamento, ubicado en la plaza de St. George, con una original fuente de chorros de agua que brotan desde el suelo. Es posible ver el cambio de guardia.
  • Museo Nacional de Arqueología, ubicado en uno de los edificios más importantes
  • Teatro Manoel , el tercer teatro activo más antiguo de Europa
  • Iglesia de los Carmelitas. Es conocida por su gran cúpula elíptica visible desde cualquier punto de la ciudad y que tuvo que reconstruirse tras los bombardeos de la II Guerra Mundial.
  • Triton Fountain

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tras el tour, dejamos el autocar de la excursión para quedarnos más rato en Valleta, realizar una parada para tomar un helado en el mítico Caffe Cordina, callejear y comprar algunos souvenir. No puedo irme de ninguna ciudad sin llevar un imán 😉

Llama la atención lo ordenado de las calles, en disposición ortogonal y el gran número de obras de rehabilitación y mejora que se estaban realizando, lo que da idea de un lugar próspero, al que parece no afectar tanto la crisis como a otros países del sur de Europa. Y como curiosidad, las cabinas telefónicas londinenses y la gran religiosidad de Malta, con figuras de santos en casi todos los chaflanes de los edificios.

Paseando, llegamos hasta la zona del puerto, ya en Floriana, donde por cierto había atracado un gran crucero, y elegimos Crave, entre la multitud de restaurantes con terrazas muy agradables.

DÍA 5: MIÉRCOLES, 10/10

 

Esa tarde tocaba una de las visitas más deseadas del viaje, y es que para dos superfans de Playmobil visitar la segunda fábrica más importante de Europa tras la de Alemania y su parque temático es todo un lujo. Como niñas con un caramelo… o mejor con la Nintendo DS 3D hoy en día.

DSCN2039

Eso sí, la llegada al Playmobil Malta fue toda una odisea. Está situado en medio de la nada, en Birżebbuġa, la zona sur de la isla, y para llegar hasta allí tuvimos que tomar un par de autobuses (X4 desde Valletta) y hacer una pequeña caminata, en total más de 1 hora. Y necesitamos la ayuda del conductor del bus y de una maltesa muy maja que se bajaba en la misma parada y nos acompañó durante un trayecto para indicarnos la dirección. La vuelta fue aún peor, pues tuvimos que esperar el autobús una media hora, y cuál no sería nuestra cara de desamparo que un coche paró y nos invitó a llevarnos hasta Valletta. Mi lado desconfiado y temeroso no se habría subido ni en un millón de años, pero mi lado agotado y desesperado se lo pensó durante un momento antes de rechazar la oferta. Seriously, in the middle of nowhere. Así que es factible llegar, pero os recomiendo ir hasta allí en coche alquilado o taxi.

Eso sí, nuevamente mereció la pena con creces. Primeramente realizamos la visita guiada a la fábrica en inglés, donde nos explicaron todo el proceso de fabricación e incluso tuvimos la suerte de p2012-10-10 16.04.28oder fabricar uno nosotros mismos que luego pudimos llevarnos de recuerdo.

Después recorrimos el Playmobil Fun Park por dentro y por fuera, el paraíso del niño y del no tan niño, donde fotografiarnos con un montón de figuras a tamaño de persona real.

La cena de esa noche fue en el Raffael Restaurant en St. Julian´s, en Spinola Bay. Poco a poco íbamos confirmando que la gastronomía maltesa es mediterránea y sabrosa y que las raciones son tremendamente abundantes; además de la influencia italiana (gran variedad de risottos, pizzas y pastas) y árabe, sorprende que es muy típico por ejemplo el conejo (fenek) que lo adoptaron de la influencia española. Además, es fácil encontrar vino delicioso a muy buen precio.

Cenamos en una terracita justo al lado del mar, con unas vistas nocturnas de la bahía de Spinola, en pleno octubre, en tirantes y pantalón corto: todo un lujo. En 2012 aún no había descubierto Tripadvisor, pero la casualidad nos condujo bastante bien.

DÍA 6: JUEVES, 11/10

 

Ya llevábamos varios días recorriendo la isla y aún no habíamos pisado la playa, así que la tarde del jueves la dedicamos a ello y nos dimos un respiro. La costa maltesa es muy rocosa y no muy prolija en playas, estando la mayoría por la zona norte. Escogimos en concreto visitar Golden Bay, ubicada en Mellieha, en la parte noroeste de la isla, una de las más populares playas de arena de la isla. Hay autobús hasta allí desde Valletta y Sliema (Ghajn Tuffieha Bus Terminus), aunque como de costumbre es un buen trecho y para la vuelta quizá tengas que esperar un buen rato. Y los buses malteses son como parques de atracciones, nunca te aburres 😉

La playa, aunque no es espectacular (le sobra un resort que hay en uno de sus lados) es bonita y está muy bien preparada para el turismo. A 5 minutos se encuentra Ghajn Tuffieha Bay, a la que es posible llegar caminando desde Golden Bay dando un paseo por la arena.

Lo mejor fue el bañito en pleno octubre con una temperatura en el agua super agradable. Me encantó bañarme en el océano con el sol frente a mí y no a mi espalda, como estoy acostumbrada a hacer en mi Asturias. Y pudimos disfrutar de una hermosa puesta de sol desde uno de los bares de la playa antes de emprender el regreso.

DSCN2049

DÍA 7: VIERNES, 12/10

 

Y el viernes ¡nos graduamos! Tras las últimas clases, una foto de recuerdo y despedidas de nuestros compañeros, habíamos completado nuestra semana de clases inIMG_1370tensivas y teníamos nuestro diploma.

La tarde la dedicamos a volver a Valletta, callejear y realizar alguna
compra pendiente y, principalmente, ver por el interior la Catedral de St. John y el Museo. Realizada a finales del siglo XVI, de fachada manierista e interior profusamente decorado, destacando las lápidas de los caballeros a lo largo de los suelos y las tumbas de los maestres en la cripta. Llama mucho la atención todos esos motivos alusivos a la Orden y las abundantísimas cruces de Malta que cubren las superficies. En su oratorio se encuentra La decapitación de San Juan Bautista de Caravaggio, toda una joya que no sabía que se encontraba allí, y fue toda una sorpresa. El Museo tiene colección de joyas eclesiásticas y tapices.

A la entrada nos dieron un pañuelo para poner por los hombros, ya que no se puede entrar en tirantes, y una especie de pareo para cubrir las piernas. Todo un cuadro.

Esa noche cenamos unas pizzas y un Chardonnay de Malta llamado Caravaggio -perfecto para rematar el día- en Paceville, zona de copeo estudiantil, y después acudimos a una fiesta organizada por el Chamber College para tomar algo en uno de los locales más míticos, el Hugo´s Lounge.

2012-10-12 21.55.572012-10-13 01.14.34

DÍA 8: SÁBADO, 13/10

¡Y por fin era sábado! Dedicamos el día a realizar el recorrido norte en el bus turístico, que lo teníamos pendiente.IMG_1409

La primera parada de interés en el recorrido es la del Ta’ Qali Crafts Village & Aviation Museum, es decir, el Museo de la aviación, dedicado a las naves aéreas maltesas que fueron cruciales durante la 2ª Guerra Mundial.

Sin embargo, nuestra primera parada fue en Mosta para ver la asombrosa Mosta Rotunda, que es la iglesia de la Asunción de Mosta. De estilo clásico, fue erigida a finales del siglo XIX siguiendo un modelo similar al Panteón de Roma. Pero lo más espectacular es la proporción de su inmensa cúpula. Además, un episodio de la Historia la ha envuelto en el misterio, pues en 1942 una bomba atravesó la cúpula y cayó al suelo, pero no explotó, así que los feligreses que estaban en el interior sólo sufrieron heridas leves. Aún es posible ver los daños causados por la bomba en el techo sobre la puerta de la sacristía.

El siguiente punto de interés escogido fue Mdina, situada en un alto y de gran importancia histórica por haber nacido como asentamiento fenicio y haber sido después la ciudad romana de Melita. Fueron los árabes los que le otorgaron el nombre actual junto con la vecina RabIMG_1431at, y permaneció como capital de Malta antes de que los caballeros la transladasen a Birgu y posteriormente a Valletta. Aún conserva gran importancia como centro religioso de la isla.

Conviene reservar al menos una mañana para visitarla, ya que aunque no es muy grande tiene mucho para ver: palacios impresionantes, callejuelas muy estrechas, monumentos… Constituye uno de los mejores ejemplos europeos de ciudad amurallada, mezclando la arquitectura medieval y barroca.

Nada más llegar, llama la atención su monumentalidad y lo cuidada que se encuentra, destacando especialmente la ciudadela intramuros de una muralla realmente bien conservada. Por cierto, aquí se rodaron varias escenas de la 1ª temporada de Juego de Tronos 😛

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Lo mejor es dejarse llevar por sus callejuelas, pues tus pasos terminarán por ir hacia donde deben para conocer los mejores rincones, siendo necesario pegarse a algún muro para dejar pasar a las calesas que pasean a los turistas. Merece la pena echarle un ojo al Palazzo Falson, que data del siglo XIII, siendo uno de los edificios más antiguos, y también al Palazzo Villena, que es hoy día el Museo de Historia Natural. Al estar ubicada en un alto, se pueden disfrutar de unas bonitas vistas desde Bastion Square.

Pero sin duda el edificio más relevante es la Catedral de St. Paul, también de estilo barroco como la de Valletta, pero sin tanta decoración, concluída a inicios del siglo XVIII. El suelo está cubierto de lápidas, pero aquí pertenecen al clero y la nobleza, y no a los caballeros. Por cierto, todas las iglesias de Malta tienen dos relojes, uno en cada torre, en el de la derecha figura la hora correcta, pero en el izquierdo no, lo que se hace, segúnIMG_1439 la tradición, para confundir al diablo.

Al lado de Mdina, se encuentra Rabat, es posible acercarse dando un paseo. Allí queríamos visitar la Domus Romana, pero estaba cerrada, ¡qué disgusto!. Y en estas lides andábamos cuando de repente el cielo empezó a oscurecerse y a soplar viento, vimos que todo el mundo se refugiaba en sus casas y que los negocios cerraban las persianas… ¡miedo!. Y es que una tremenda tormenta se avecinaba. Corrimos (literalmente) a refugiarnos en las Catacumbas de St. Paul, ¡vaya sitio para refugiarse!, siguiendo los supuestos pasos de San Pablo tras su naufragio. Las catacumbas, usadas por las comunidades paleocristianas, son el testimonio más antiguo del cristianismo en la isla. Son de tamaño bastante grande, con numerosos corredores, cámaras y nichos. Es posible coger una audioguía para realizar la ruta.

En la zona norte dejamos sin visitar el Popeye Village, donde se rodó la película Popeye el Marino, ya que nos pareció bastante infantil, pero sin duda debe ser muy divertido y una visita imprescindible si se viaja con niños.

DÍA 9: DOMINGO, 14/10

 

El último par de días, habíamos pensado coger un ferry y pasarlos en Sicilia, pero el viaje era un poco largo y la isla siciliana muy grande (¡y no sabía en aquel momento cuánto!) y al final decidimos que queríamos aprovechar para terminar de conocer bien las islas maltesas, que aún podían dar mucho de sí.

De modo que dedicamos la mañana a una visita virtual en The Malta Experience, situado en los bastiones de St. Elmo de Valletta, que realizar un recorrido audiovisual por la Historia de la isla, así como la Sacra Infermeria, hospital atendido por la Orden de caballeros que sirvió como tal hasta la I Guerra Mundial, y The knights hospitallers museum para conocer más acerca de los misteriosos caballeros hospitalarios.

Dimos el último paseo por la capital, tomamos las últimas panorámicas y nos transladamos entonces en autobús número 2 hasta las conocidas como Las 3 ciudades, concretamente hasta la del medio, Vittoriosa, la más extensa e importante por haber establecido aquí los caballeros la capitalidad en Birgu. Merece la pena dar una vuelta por el centro para ver los palacetes y callejones; el St. Joseph´s Oratory, que alberga hoy día un museo dedicado a la Orden de San Juan y la Inquisición, la iglesia de St. Lawrence, el Oratory of the Holy Cross, etc. Se encuentra también aquí el Malta Maritime Museum, el Malta at war museum, sobre la II Guerra Mundial, y el Inquisitor´s Palace.

Pero lo más destacado es el recorrido por el puerto deportivo (Grand Harbour Marina), donde es posible hacer una parada para tomar algo en alguno de los bares y restaurantes junto al mismo, para llegar hasta el Fort Saint Angelo, cuyas murallas resistieron el Gran Asedio turco en el siglo XVI, y contemplar las vistas desde allí.

DÍA 10: LUNES, 15/10

Y para el último día reservamos un relajante y agradable viaje en goleta a Gozo y Comino, pues no podíamos marcharnos sin haber pisado las otras islas maltesas. Habíamos contratado el viaje con la misma empresa que los recorridos en bIMG_1573us turístico y el precio fueron 50€ por persona, incluyendo la excursión y la comida. Si no se desea realizar el viaje organizado hay opciones más económicas, pues las islas están bien comunicadas entre sí mediante ferry, saliendo la mayoría desde Cirkewwa, al norte de Malta.

Salimos desde Sliema Ferry a las 10 de la mañana dispuestas a pasar una divertida jornada a bordo. Pudimos disfrutar desde la cubierta de una espectaculares vistas desde el mar de toda la costa maltesa, pasando por todos los lugares que primero habíamos visto desde tierra, es decir: Manoel Island, Valletta, Sliema, St. Julian’s, St. George’s Bay, Bugibba y St. Paul’s Island, donde se dice que San Pablo naufragó en el año 60 dC.

La primera impresión del entorno de Comino fue inmejorable: aguas turquesa (fruto del reflejo del sol sobre la arena del fondo) y miles de pececillos nadando a nuestro alrededor. Se trata de la isla más pequeña, apenas habitada y sin tráfico rodado, pues cuenta con un único hotel abierto sólo en verano. Es un auténtico paraíso para amantes de la naturaleza y de la tranquilidad.

IMG_1601

Una vez que atracamos en la Blue Lagoon, cuyo nombre la define perfectamente, tuvimos tiempo libre para bajar a la playa, hacer snorkel o realizar una excursión en lancha a motor por las cuevas (10€) y la costa rocosa de la pequeña isla. Nos decantamos por esta última opción y fue una experiencia divertidísima saltar en las olas e introducirse en las cavidades rocosas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Después, se sirvió la comida en el propio barco y un rato después levamos anclas rumbo a Gozo. El plan era bordearla y acercarse a uno de los monumentos naturales más importantes de Malta, el Azure Window –o ventana azul-, que es un arco pétreo natural producido por la erIMG_1661osión del viento y las olas, pero el tiempo comenzó a torcerse y la excursión hubo de cancelarse para emprender el viaje de regreso a Malta. Una verdadera pena. Pero la decisión fue acertada, pues poco después comenzó a diluviar y a soplar un verdadero vendaval, que convirtieron la travesía en toda una aventura.

Malta. Volveré.

Anuncios

Si tienes una pregunta o quieres opinar, déjame tu comentario, estaré encantada de leerte :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s