Archivo de la categoría: Castilla y León

Uno de esos hoteles agradables que descubres por azar: Horus Salamanca

Estándar
Justo eso, un estupendo fin de semana en un lugar que habitualmente no habría conocido, ya que suelo alojarme cerca del centro de las ciudades. Sin embargo, en esta ocasión viajábamos en coche, y siempre es más sencillo para aparcar en las afueras, además de que elegimos el hotel Horus por su cercanía con el recinto de un concierto en Santa Marta de Tormes, que dicho de paso tienen unas fiestas muy animadas. Reservamos la promoción “Salamanca de tapas” que incluía por 59 euros: habitación doble, desayuno y 1 bono de tapas, un precio más que bueno para ser temporada alta.
El hotel cuenta con aparcamiento delante, pero en pleno julio lo encontramos siempre lleno. No queríamos pagar el parking interior, de modo que aparcamos en las inmediaciones, no tuvimos problema, es una zona tranquila. Justo enfrente del hotel hay un centro comercial, que puede venir bien tenerlo a mano.

El servicio en recepción muy bien, muy amables. La habitación también fue de nuestro agrado, no le faltaba de nada y contaba con wifi gratuito.

El desayuno, tipo buffet, muy rico y muy muy variado, incluyendo todo tipo de embutidos ibéricos de la zona. Además el restaurante se ubica en un sitio muy bonito, imitando un invernadero en un piso alto y con vistas al jardín y la piscina. Las instalaciones de los mismos están genial, la zona de césped no es muy grande pero agradable, y cuenta con tumbonas gratuitas. Hay una piscina grande y otra pequeña para niños. Es posible también comer o tomar algo en el jardín. De hecho, cuando nos sentamos a comer ya habían cerrado la cocina, pero la camarera se ofreció a servirnos igual unos sandwich, cosa muy de agradecer.

El sábado de noche había una boda y unas bodas de oro en el hotel, pero la insonorización era perfecta, no tuvimos ningún problema.
El bono de tapas que nos dieron era para un establecimiento en concreto situado en plena Plaza Mayor. Incluía una consumición y 3 tapas a escoger por persona entre la numerosísima variedad que tenían. Los camareros agradabilísimos, nos dijeron que podíamos pedir las que quisiéramos.

En resumen, un fin de semana redondo.

Anuncios

Precio reducido en el centro de Ponferrada: Hotel Madrid Bierzo

Estándar
Realizamos una escapada a Ponferrada a finales de verano de 2014 en que no queríamos gastar demasiado, pero sí escoger un lugar limpio y bien ubicado. Nos decantamos por el Hotel Madrid Bierzo por su situación en pleno centro.

Si vais en coche debéis de saber que la zona dónde está ubicado es de pago para estacionamiento, pero muy cerquita hay una zona de aparcamiento amplio y gratuito. Es verdad que el hotel es antiguo y que no le vendría mal un lavado de cara, pero eso para mí si está limpio no supone ningún problema, y estaba impecable. La habitación, que era triple, estaba muy bien, muy amplia, con una estancia que era la habitación propiamente dicha con dos camas junta. El baño es completo, con bañera y el wifi funcionaba a la perfección, y eso que estábamos en un piso alto.

Durante toda nuestra estancia recibimos una muy buena atención en recepción, asesorándonos de lugares para comer en las cercanías.

Resumiendo, se trata de un hotel muy económico, de modo que la relación calidad-precio es excelente.
Si estás buscando un hotel sin lujos para descansar bien unas pocas noches, cerca del centro y con presupuesto limitado, éste es tu hotel.

Vincci Frontaura, Valladolid: Hotel muy bueno, servicio a mejorar

Estándar

Las instalaciones del Vincci Frontaura están muy bien. La ubicación es a las afueras, Paseo Zorrilla, pero a unos 5 o 6 km del centro (unos 10 euros de taxi de noche). El hotel cuenta con parking subterráneo, aunque no es necesario, ya que es fácil aparcar en el entorno, es una zona tranquila y el estacionamiento no es de pago.
Había estado hace unos años en este hotel y decidimos volver, ya que me había gustado muchísimo, y era un regalo para una amiga, con lo cual queríamos ir sobre seguro. Sin embargo, me ha decepcionado bastante en cuanto al personal.
Cuando llegamos nos informaron que la habitación estaba sin preparar, así que decidimos dar una vuelta. Al volver, seguía sin estar terminada así que decidimos sentarnos en la cafetería. Hasta aquí es normal (aunque eran ya las 13:30h). Estuvimos casi una hora… lo cual no entiendo, ya que lo normal a mi entender es que si tienes unos clientes esperando se cambie el orden de limpieza de las habitaciones, dando prioridad a esa. Pero lo que realmente me molestó es que durante todo ese rato nadie se dignó en informarnos de la situación, ni hubo una disculpa… nada… y la hora máxima en que un hotel tiene obligación de entregar la habitación son las 14 horas. Tuve que levantar   me al mostrador a preguntar si ya estaba, y me dijeron que sí, que es que estaba mojado el suelo… El resto de la información (lugar y hora de desayuno, etc.) tuve que sacársela con sacacorchos a la recepcionista.

Por otro lado, teníamos intención de hacer uso del spa, ya que era un regalo, y cual no sería nuestra sorpresa cuándo nos dicen que sólo funciona en fin de semana… Vale, culpa nuestra por no haberlo mirado antes, pero… ¡en un hotel de 4 * con spa y sólo hacen uso de él dos días a la semana! ¿recortes de personal quizá? Mi sugerencia es que deberían de ampliar el horario. Nos quedamos compuestas y sin spa.
Y luego está el wifi… al menos a nuestra habitación no llegaba apenas, cosa que me parece intolerable en un hotel de esta categoría
Por lo demás, las instalaciones muy bien, el desayuno muy rico y el salón muy agradable, con una decoración cuidada.